sábado, 27 de agosto de 2016

Reseña #11: Harry Potter and the Cursed Child.



¡Hola hola lectores! Tras una semana desde que lo acabé, os traigo por fin la reseña de la nueva y supuestamente última parte de las aventuras de Harry Potter, que en España se conoce como El legado maldito. En esta octava parte nos encontramos no con un libro al uso, si no con el guión original de la obra de teatro que es representada en Londres, y ese es probablemente uno de los mayores inconvenientes del libro. La riqueza de esta saga es la que aportaba Rowling en sus descripciones, en los monólogos internos de los personajes, sus pensamientos y sus sentimientos, y eso, obviamente, no se puede expresar en una obra de teatro, donde lo único que tenemos son diálogos y un par de acotaciones, que debo decir, son muy intuitivas y escritas de una forma muy bonita, cosa que hace que la magia que todo el mundo creía se iba a perder en este libro, no se vaya del todo.

Así que sin más preámbulos, comenzaré con mi opinión, que será más extensa de lo habitual porque supongo que la mayoría de la gente está esperando el lanzamiento en español del libro el 28 de septiembre, y por lo tanto no van a leer la sección de spoilers, así que trataré de hacer la sección de la opinión general lo más detallada y rica posible sin spoilear datos de la trama muy relevantes. ¡Manos...! Digo, ¡varitas a la obra!





El legado maldito nos sitúa justo en el epílogo de Las Reliquias de la muerte, y a pesar de que el título del libro venga acompañado con el nombre de Harry Potter, el peso de la trama recae principalmente en su hijo mediano, Albus Severus, y su mejor amigo, Scorpius Malfoy, que ha pesar de todo lo que parece, es todo lo contrario a su padre, Draco.

El tema principal de esta octava parte gira en torno al dilema existente entre padre e hijo, lo que supone tener a Harry Potter como padre, y es exactamente eso lo que más me ha atraído. Conforme avancen los años de Albus en Hogwarts (la trama se centra en el cuarto año, los tres primeros se resumen en un par de escenas), podremos ver que no es nada como su padre, y eso le acarreará serios problemas en Hogwarts, que a pesar de que fue un verdadero hogar para Harry, no lo será tanto para su hijo. 

Si bien gran parte de la historia pertenece a Albus y Scorpius, los protagonistas siguen siendo Harry, Hermione y en mucha menor medida, Ron, y es que, no se vosotros, pero a lo largo de la obra ha aparecido más Ginny que Ron.Veremos como el trío de oro se desenvuelve en sus nuevos trabajos, y como todos unidos, trataran de afrontar los problemas que el pasado traerá al presente.

Como podéis leer en la sinopsis, ese tira y afloja que hay entre Albus y Harry, provocará que, como ya descubriréis cuando leáis el libro, el último giratiempo que queda en todo el mundo mágico, pues los demás han sido destruidos, caiga en las manos de Albus y Scorpius, que trataran de corregir un error en el pasado de Harry sin saber que el más mínimo detalle puede suponer una vuelta de tuerca en lo que más adelante fue la Batalla de Hogwarts.




Me ha parecido una trama muy original, dentro de lo que cabe. Siendo solo diálogos era muy difícil transmitir lo mismo, pero teniendo ya el mundo mágico bien asentado a través de los libros y las películas, puede parecer que las descripciones de los entornos no fuera tan necesaria, pues todos nos conocemos Hogwarts. Esta vuelta al pasado me ha parecido un guiño enorme hacia los fans, y ver aquel instante del pasado de Harry a través de otros ojos, volver a recordar todo... Ha sido expeluznante, de verdad que sí. Eso sí, si queréis saber de que parte de sus pasado se trata, tendréis que leerlo, y os aseguro que os quedaréis con los pelos de punta cuando rememoréis los tiempos de Harry en Hogwarts otra vez, pero todo visto desde un punto de vista nuevo.

¿Me ha parecido necesario? No lo sé. Realmente ahora mismo sigo procesandolo, porque durante muchos años Harry Potter había acabado en King's Cross con el epílogo del séptimo libro, pero resulta que no acaba ahí, y asimilar todo lo que pasa después cuesta, desde luego que sí. Es por eso que muchos, incluído yo, notamos durante muchas escenas del libro, que estamos leyendo un fanfic, y no porque la trama sea muy irreal, si no porque cuesta procesar que estamos leyendo una nueva historia de Harry Potter, y que no es el típico estilo mágico de Rowling. Creo que en caso de no ser necesario, si ha sido un gran detalle. Ahora mismo no podría imaginar la saga sin esta continuación, porque a pesar de ser una parte nueva, como la mayoría de la trama es como un gigantesco flashback, sirve para rellenar muchos huecos, ver las cosas desde otra perspectiva, y sobretodo, llorar, emocionar y dar gracias al leer la última frase.






Si pudiera catalogar el libro con una frase, a parte de ser una gran oda al pasado, la catalogaría con la siguiente frase: la redención de Slytherin. Durante las anteriores entregas, Rowling se ha encargado de expresar los rasgos más malvados de las personas en los alumnos de Slytherin, y sin destacar ya la procedencia de Voldy. El caso es que la inmersión de Albus en Slytherin era algo que no me esperaba, pero que tiene todo el sentido del mundo. Su único amigo es un Malfoy, y estar en Gryffindor habría sido absurdo. Además, su prima Rose, que se hace apellidar Granger-Weasley, que fue un puntazo, me ha parecido una burda copia de Hermione, con mucha menos personalidad y mucha más mala hostia. Esperaba más de ella, y siento decir que como personaje no me ha gustado nada.




El caso es que es a través de Scorpius, y no Albus (que me cae un poco mal) donde hemos podido ver esa parte buena de los Slytherin. A pesar de ser un Malfoy, es el personaje más adorable y achuchable del libro, y es que incluso su padre, el insufrible Draco Malfoy, consigue su redención al final de la obra, y esa fue sin duda una de las mejores partes.



Hermione and Harry have done nothing wrong but try and protect us all. If they're guilty, then I am too. - DRACO MALFOY

Delphi no me parecía un personaje muy importante cuando fue presentado, pero conforme avanzaba la trama, me parecía cada vez menos legal, y cuando en efecto se afirmo que Voldemort había tenido una niña con Bellatrix, fue blanco y en botella. La verdad que su existencia me perturba un poco, porque no me imagino a Voldemort y Bellatrix,,, bueno, ya sabéis. Y EL PROBLEMA ES QUE SÍ ME LO IMAGINO Y QUIERO BORRARLO DE MI MENTE.

A pesar de que la muerte de Cedric fue una injusticia, me pareció muy tonto de Albus tratar de alterar el pasado, y más cuando se dieron cuenta la primera vez, que habían hecho que Ron y Hermione no se casaran, y por ende que Rose y Hugo jamás nacieran, aunque a Hugo jamás se le menta en la obra, ¿se habrán olvidado de él?

El caso es que en vez de deshacer lo que habían hecho, vuelven a tratar de evitar que Cedric muera, provocando que se volviera un mortífago y matara a Neville en la batalla de Hogwarts, y por lo tanto, evitando que Nagini muriese. Es entonces cuando se presenta la segunda realidad, la realidad en la que Harry Potter murió y el señor tenebroso se alzó en el mundo mágico. Umbridge sería la directora de Hogwarts, con eso te lo digo todo.

Es en esta segunda realidad cuando se presentó una de mis partes favoritas: la vuelta de Snape, el Snape que estaba siempre del lado de Dumbledore, que se  emocionó cuando Scorpius le dijo que Harry le había puesto su nombre a Albus... ¿Y su relación con Hermione? ¿Que me decís? Ese tira y afloja mítico del profesor y la alumna sabelotodo... Y es que en este nuevo mundo, Hermione es la rebelde más perseguida, y junto a Ron y Snape, los únicos miembros existentes del Ejército de Dumbledore. ¡Y eso fue un puntazo! Pero me dolió en el alma ver como los dementores besaban a Hermione, Ron y Snape. ¡FUE HORRIBLE!

Pero si tengo que elegir mis dos escenas favoritas, ambas están casi juntas. La primera es cuando Harry debe presenciar la muerte de sus padres de nuevo, y saber que podría hacer algo, pero que es imposible. Y la segunda, y la que me hizo llorar a mares, es la escena con Hagrid, cuando recoge a Harry de Godric's Hollow la noche en la que Lily y James murieron, pues nos aporta esa escena al principio de La piedra filosofal que no habíamos visto... Y es una escena verdaderamente preciosa.

En definitiva, es una continuación digna, que pierde un poco la magia al no tener la pluma de Rowling, pero que da un buen broche de platino a la historia de Potter. Eché en falta a personajes como George, Luna o Teddy Lupin o la mención de otros como los merodeadores.





Es una muy buena vuelta de tuerca a la historia original, y aunque no es espectacular, ni épico, sirve para rememorar los buenos tiempos y ver la historia de Harry, Ron y Hermione con otros ojos. Además, esos pequeños guiños son magníficos.





Se nota que aunque la idea original es de Rowling, la mayor parte de la historia está escrita por Jack Thorne, el director de la obra de teatro. Además, me pareció que oscurecieron mucho la personalidad de Ron, convirtiéndole en una caricatura de su hermano Fred. Y también personajes importantes en la trama nunca aparecen o se mencionan.







miércoles, 24 de agosto de 2016

Porqué leo literatura juvenil.

No debería estar escribiendo esta entrada. Ni siquiera debería haber pensado en escribirla, pero aquí me encuentro, casi la una de la madrugada. Y de verdad que no debería porque en vez de escribir lo que estáis leyendo, debería estar terminando mi maravilloso libro, pero siento la necesidad de expresar lo que me ronda por la mente y que alguien que lea esto se sienta identificado.

Comencemos por lo básico: hoy en día, y no vamos a negarlo, mucha gente opina que los libros juveniles (Young Adult, YA) no son verdadera literatura. Estoy harto de ver gente por redes sociales desprestigiando estos libros, diciendo que deberíamos leer cosas más ''adultas'', sin tantas tonterías y pretensiones. Vale, vamos bien. 

Hoy en día, parece ser que no está bien leer estos libros, porque no enseñan nada, no tienen valores, nada que mostrar. Si eso fuera cierto, no llevaría media vida leyendo estos libros, no me emocionaría al comprar un libro nuevo, no tendría el corazón en el pecho leyéndolo, no me entristecería acabarlo. Porque no, aunque muchos no me crean, yo no compro cosas que no me transmiten nada.

Estoy harto de ver opiniones de gente que dicen que cierto libro es una nueva basura juvenil, igual que las demás, que son solo puro entretenimiento, que sirven para vender. No se si aquellas personas saben, que dependiendo de una cosa que se llama criterio personal, a cada uno nos gustan distintas cosas. Bien, pues partiendo de esa base, creo que desprestigiar este tipo de libros, que han iniciado a tanta gente en la literatura, no es solo un error, si no una tremenda estupidez. Si, sonará como un cliché, pero no fue Stephen Hawking quien me inició en la literatura, si no J.K. Rowling, Suzanne Collins, Cassandra Clare y demás reyes y reinas de la literatura juvenil.

Me parece muy absurdo tener que avergonzarme de leer literatura juvenil, cosa de la que no me avergüenzo, por supuesto. Sin ir más lejos, el otro día mi abuela me dijo que dejara de leer tantas tonterías, que ya tenía demasiados libros como para seguir gastándome el dinero en más. Vivo en un país en el que la cultura es tan cara, que para comprar un libro tengo que vender a mi familia. Lo que me faltaba ya es que tenga que ocultar que leo libros juveniles, y que por muy inmaduro que parezca, voy a seguir leyendo libros juveniles, así tenga veinte, treinta, cuarenta años. Porque sí, señoras y señores, la gente ''mayor'' también lee libros juveniles. No se trata de edades, si no de gustos. Bien podría estar leyendo un libro infantil y disfrutarlo así tuviera cincuenta años, ¿sabéis por qué? PORQUE ME GUSTA. Así que voy a seguir leyendo libros juveniles, voy a seguir llevándolos a clase, para que mis compañeros me pregunten que leo, y orgulloso les muestre la portada. Voy a seguir invirtiendo gran parte de mi tiempo sumergido entre sus páginas, porque nada más ha sido capaz de evadirme tanto como estos libros, hacerme olvidar mis problemas, hacerme feliz. ¡Feliz! Pocas cosas hoy en día pueden ser capaces de eso.

Es curioso que  la mitad de películas y series de televisión estén basadas en libros juveniles, ¿que raro todo no? Que raro que las franquicias más importantes estén basadas en estos libros (Harry Potter, Crepúsculo, Los Juegos del Hambre), o que las series más seguidas también lo estén (The Vampire Diaries, The 100, Pretty Little Liars). ¡QUE RARO TODO!

Así que, lectores de literatura juvenil, reivindiquemos nuestros gustos, nuestros libros, así nos caigan críticas por no madurar, por no leer cosas más adultas. Por que sí, puede que cuando crezca, mis gustos cambien y lea otro tipo de libros, pero nunca, nunca, olvidaré que libros me hicieron ser un lector tan apasionado. No compro por malgastar el dinero, porque como ya he dicho, en este país la cultura te cuesta la vida, si no que compro por gusto, por que leer Cazadores de Sombras, Trono de Cristal, Harry Potter, Vampire Academy, Divergente, El Corredor del Laberinto, etc, me ha enseñado mucho más que la mayoría de gente a mi alrededor. Es muy estúpido creer que algo que mueve a tanta gente, que enseñan unos valores increíbles, que nos hacen reír, evadirnos, emocionarnos, sea algo tan inmaduro, absurdo, pasajero. La literatura juvenil, como cualquier tipo de literatura, merece ser leída, así que leed, que no nos quiten tampoco eso.

Ahora, voy a seguir leyendo Una Corte de Rosas y Espinas, uno de los libros juveniles más aclamados del año pasado y que me está dejando con la boca abierta, y aquí seguiré, compartiendo con vosotros mis maravillosas experiencias. ¡Adios lectores!


jueves, 18 de agosto de 2016

Reseña #10: Reiniciados.



¡Hola lectores! Vuelvo con una nueva reseña, esta vez de Reiniciados, la primera parte de una bilogía distópica escrita por Amy Tintera. Siempre me había llamado la atención este libro, y me lo compré sin saber mucho sobre la trama y al comenzar a leer hay que destacar que es una distopía muy original a las demás en el mercado, con una trama nueva y personajes muy dispares. Así que, ¡comencemos la reseña!



En sí, la premisa que presenta el libro me pareció muy interesante desde el principio. Para tratarse de una distopía relativamente nueva y ''oculta'' en un mar de distopías famosas, me parece que Amy Tintera ha sabido dar un toque distintivo a su novela, y eso que hoy en día, que las distopías nos salen por las orejas, eso es muy difícil.

Como podéis saber por la sinopsis, la historia sigue a Wren 178, una reiniciada, que es algo así como un zombi, pero sin querer comerse a nadie (o casi). Una enfermedad (KDH) a barrido el ¿mundo? No lo se, no se especifica. Aquellos que mueren con el virus, reinician poco después convertidos en seres sin emociones y que solo pueden morir si los disparan en el cerebro. Wren, la heroína típica de la historia, es la reiniciada que más tardo en volver, 178 minutos, de ahí su nombre, y es por ello que es la más letal de todas y sobretodo la menos emotiva. Hasta que, por supuesto, llega un nuevo reiniciado al que tiene que entrenar, Callum 22, que a pesar de ser casi humano debido al poco tiempo que tardó en reiniciar, será capaz de hacer sentir a Wren.

Aunque en si la historia me ha gustado, me ha parecido muy rápida y muy poco profundizada. Wren pasa de ser un arma sin emociones a una chica que se sonroja y que está deseando huir. La historia de Wren y Callum me ha parecido muy forzada, muy poco real, y muy muy ñoña, y me esperaba todo menos eso, la verdad. Es cierto que durante la mayor parte del libro apenas he sentido algo por Wren, pero teniendo en cuenta que en realidad ella no tiene muchas emociones, veía lógico que no me transmitiese nada.

El final ha sido un poco precipitado la verdad, pero aún así me quedan ganas de continuar con la segunda y última parte de la bilogía, y considerando que es la primera novela de la historia, me ha parecido que tenía una buena trama, pero le ha faltado algo para que hubiese sido perfecta.





No se muy bien porqué, si por la rapidez de todo o simplemente porque no conectaba con los personajes, pero no me he creído el amor entre Wren y Callum. Cuando digo que Wren pasa de ser una chica sin una emoción a una chica que llora, ríe y se sonroja por nada, es cierto. De un capítulo a otro, la chica cambia sobremanera, y es algo que no entiendo. Que a mi me gusta que los personajes evolucionen, pero no he entendido ese cambio tan repentino, porque ni su relación con Callum era para echar cohetes ni estaba profundizada. Es decir, de un momento a otro, se enamoran, paf. ¡INSTA LOVE! 

Otra cosa que también no me ha gustado mucho es que la autora cambia de escenas muy rápido, y cuando nos presenta una escena interesante y de acción, como los ataques nocturnos de Ever a Wren, en media página ya se han acabado, y de repente todo esta bien y normal. También las cosas les han salido a pedir de boca, y tampoco entiendo mucho eso. Es un mundo relativamente peligroso con un ¿gobierno? tirano, la CAHR, pero sin duda alguna, o son los protagonistas muy buenos, o los guardias son unos zoquetes, porque lo único que trunca la huida de ellos dos es las ansias de matar de Callum, cosa que no logro entender y espero expliquen en el segundo libro. Tampoco hay muchos personajes, y la verdad he echado de menos eso, pero en general me ha parecido un buen inicio, muy original para ser una distopía nueva, que sigue teniendo sus clichés, porque eso no se va así como así, pero que en definitiva es una buena historia a pesar de que le he encontrado un par de fallos que no han hecho decaer el ritmo de la historia, porque se lee en un suspiro. Si os han gustado las distopías típicas de los últimos años, esta os va a gustar también, además de presentar una trama que yo por lo menos nunca había visto hasta que he leído el libro.



Es un libro con una trama muy original y unos buenos personajes que se lee además muy rápido y que tiene un final que a pesar de no ser muy sorprendente, te deja muchas muchas ganas de leer la segunda y última parte de la bilogía.


Hay partes de la historia que no están muy profundizadas y con las que no consigo sentirme muy afín, además de que en si el mundo en el que se desarrolla el libro tampoco tiene mucho trasfondo y que espero sea añadido en el siguiente libro.




lunes, 8 de agosto de 2016

Reseña #9: El prisionero de Azkaban.


¡Buenas y bonitas tardes lectores! Aprovechando que en estos momentos me encuentro releyendo la saga entera de Harry Potter como ya os conté en una entrada pasada, me apetecía hacer una reseña del tercer libro, porque es mi favorito y porque me gustaría hablar de ella más a fondo, ya que cuando lo leí por primera vez hace unos ocho años no tuve la oportunidad de destripar bien el libro.

El caso es que la mayoría de los que leáis esto ya sabréis a la perfección la historia de El prisionero de Azkaban, pero aún así, me gustaría comentarlo porque me parece que ahora que han pasado los años, la experiencia de releer Harry Potter es mucho más profunda que durante la primera vez, aunque durante esa primera lectura fuera una historia completamente nueva para mí. ¡Comencemos!




No estoy seguro si esta entrada precisa de un apartado de spoilers, pero como se que no todos han leído Harry Potter, aunque parezca improbable, mi opinión personal quedará un poco reducida. El caso es que no tengo ni idea de porqué este es mi libro favorito, ni mi película preferida, ya puestos. Ni es la historia más impactante de las siete, ni es el libro más profundo, pero tiene algo que siempre me hace recordar mi infancia, y es por eso que le tengo tanto cariño.

Rowling tiene una pluma exquisita y unos personajes envidiables para todo escritor. A pesar que muchos de ellos son odiosos, como Malfoy, no puedes llegar a odiar a ninguno de ellos, porque simplemente es  la magia de J.K. Rowling. Es capaz de expandir el mundo mágico con cada libro, y es por eso que cada uno es tan especial e independiente de los demás. Claro que sigue una historia, pero la trama de cada libro es tan única, que bien podrían ser libros autoconclusivos. 

Harry sigue siendo el mismo niño que adora saltarse las reglas, a pesar de que pone su vida en peligro numerosas veces, y como dice Lupin en una parte del libro, me parece estupendo que quiera ser un héroe, pero debería apreciar los riesgos que conllevan sus actos, pues sus padres perdieron la vida al protegerlo, y él parece no darse cuenta que pone en riesgo la suya propia solo para ir a Hogsmeade.

Ron sigue siendo el amigo fiel y bobalicón que es la verdad el menos destacable del trío, pero sin el cual la historia no sería lo mismo. Sus comentarios, sus actos... Es un Weasley y es totalmente necesario en la historia.

Hermione sigue siendo mi personaje favorito. Me identifico mucho con ella y sí, sufro mucho con ella. Sobretodo no podía creer la capacidad de Hermione para cursar tantas asignaturas. Puede que muchos adoren a Malfoy, pero a mi me parece un ser despreciable y punto. Que sí, que muchos shippean Dramione (Draco y Hermione), pero no le veo sentido. Sería una relación tóxica. Creo en la redención de los personajes, pero no en la de los Malfoy. Además, yo desde el primer libro deseaba que Hermione y Harry terminasen juntos. Mi gozo en un pozo.






Es bastante obvio que cuando relees un libro, el interés y la sorpresa no parecen posibles, pero si es cierto que aunque me se la trama perfectamente, capto muchos detalles del universo mágico que bien o he olvidado o a los que no presté atención cuando era pequeño. Lo que hace Rowling es increíble. Hasta el más mínimo detalle del libro, cualquier nombre mencionado, incluso una clase de Pociones, es crucial para que se desarrolle el misterio principal, y es que ya sabiendo la historia completa del libro, puedes ver como la autora va soltando detalles que parecen insignificantes, pero que al final es la clave de todo.

Por ejemplo, la clase sobre los hombres lobos de Snape, la ''esfera blanca'' a la que tiene miedo Lupin, el dedo perdido de Scabbers, la dedicación de Crookshanks de capturar a la pobre rata... Son muchos detalles que luego Rowling se encarga de hilar, y es que si hay algo único de Joanne, a parte de la imaginación, es que sabe atar muy bien todos los hilos de la historia, cosa que la va haciendo más y más grande a medida que avanzamos en la saga. Sus personajes son muy diferenciados, sus tramas únicas, pero sobretodo y lo que más me ha atrapado es la ambientación. No puedo evitar sentir que Hogwarts es como una segunda casa, y también tengo que reconocer que esperaba mi carta, pero jamás me llegó.

Más que alabar el libro, se debe alabar a su autora. A pesar de haber leído el libro y visto las películas cientos de veces, los giros en la trama me sorprendían y conseguía captar detalles que había olvidado y partes de la historia que nunca retuve principalmente porque no se incluyeron en las películas. En concreto en este libro me quedo con la historia de los merodeadores, Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta. No recordaba absolutamente nada de la historia de Lupin en Hogwarts o la razón porque sus amigos se hicieron animagos,

En definitiva, es un libro que mejora con las lecturas, y no es algo que suela pasar sinceramente, así que deseo que no pase mucho tiempo para que decida volver a hacer una relectura, porque puede que lea muchos libros, muchas historias distintas, pero siempre que vuelva a Hogwarts me sentiré en casa, y nunca jamás podré olvidar eso.








viernes, 5 de agosto de 2016

Reseña #8: Crown of Midnight.



¡Hola lectores! Por fin, por fin os traigo la reseña de la segunda parte de Trono de Cristal, y que ganas tenía de hablaros de este libro. Si bien os contaba hace pocas semanas que Trono de Cristal sentaba una muy buena base con su primer libro, debo decir que con Crown of Midnight (Corona de Medianoche en español), Maas ha sabido superar con creces la trama y la tensión de la primera parte.

Con este segundo libro, se perfila mucho más la historia y empiezas a entrever lo que pretende la autora y el rumbo de la historia. Pero sobre todo, ¡menudos giros! Lo de Sarah son plot twists y lo demás son tonterías.



Todos conocemos esa célebre opinión de ''segundas partes nunca fueron buenas'', y si bien muchas veces es cierta, en este caso no es así. Crown of Midnight es mejor que Throne of Glass en todos los aspectos. Los personajes evolucionan mucho más, la trama es más interesante y por fin podemos adentrarnos más en el mundo mágico de verdad que hay debajo de la normalidad que trata de implantar el rey de Adarlan (del que todavía desconozco el nombre).

Si bien la trama del primero era muy simple y bien planteada, en la segunda parte no solo los personajes se vuelven más complejos, si no que la trama y el mundo lo hace también, va evolucionando con cada decisión de Celaena. Ya no es una competición a vida o muerte, si no que verdaderamente es una rebelión. Una rebelión que se está gestando y que pondrá a prueba no solo a Celaena, si no a su fiel amigo el príncipe de la corona, Dorian Havilliard y su fiel escudero (o algo más), Chaol Westfall. Este movimiento rebelde que según el pueblo, está levantando Aelin Galathynius hará que Celaena vea realmente donde está su lealtad y quien de las personas que la rodean de verdad están con ella, y quien, por el contrario, le debe su lealtad al malvado rey.

He hechado de menos personajes como Perrington o más participación en el libro de Nehemia, pero la verdad que este libro ha servido mucho más para conocer la verdadera personalidad de Celaena, que a pesar de su bravuconearía y sus comentarios mordaces, de verdad es una asesina despiadada con un corazón de piedra, ¿o no?



En definitiva, la saga parece que mejora conforma avanzan los libros, y eso no solo es de agradecer, si no que además cabe destacar que la autora vaya introduciendo a la historia más y más capas de complejidad y que hacen de la saga una historia mucho más rica y profunda. Los tomos además van haciendo progresivamente más tochos. Si bien el primero tiene apenas 400 páginas, el cuarto ya alcanza casi las 700. Pero si como dicen muchos, cada libro es mejor que el anterior, como si escribe 900.





¿Como empiezo yo esta parte con spoilers? Bueno, lo primero que debo decir que me olía de lejos la muerte de Nehemia, pero la manera de morir fue totalmente brutal, o sea, ¿que necesidad había de describir a la perfección que su cuerpo estaba totalmente destrozado? Me dio mucha pena, sobre todo la parte en la que Fletfoot está esperando que venga a saludar y nunca viene... pobre perrita.

También suponía que Celaena no estaba matando a ninguno de los traidores del rey, pero la verdad que no me puedo creer que el rey sea tan ingenuo. Le entregan una cabeza de cualquier cadáver y se cree que es el verdadero traidor. No se porque, pero seguro que va a acabar pillándola, y no me quiero ni imaginar que hará cuando se entere.

Debo decir que la relación de Chaol y Celaena fue lo que andaba esperando, pero duraron tan poco que no me dio tiempo a saborearla. Lo de que del amor al odio hay solo un paso es cierto para estos dos, porque de verdad no esperaba que Celaena intentara matarlo. Vale que podría haberle advertido de que había una amenaza contra Nehemia, pero no se podría haber hecho mucho, porque como cuenta al final, Nehemia quería morir para convertirse en una mártir y así encender la rebelión contra el rey. Bendita Nehemia, siempre sacrificándose. 

Lo que si no esperaba era que Celaena era Aelin. ME QUEDÉ TOTALMENTE PARALIZADO DURANTE LAS ÚLTIMAS CUATRO PÁGINAS. Mis ojos no podían estar más abiertos ni mi boca más abajo. Lo mejor era que Celaena no solo sabía que era fae, si no que también sabía que era la reina perdida de Terrasen. Y lo mejor de todo es que Chaol, para protegerla de las intenciones del rey, la manda a Wendlyn, donde vive parte de su familia, y obviamente , donde Aelin-Celaena puede hacer aliados contra el rey. Claro que Chaol no sabía que estaba enviando a Aelin con parte de su familia y que podía suponer que el arma más letal contra el rey, la propia Aelin, iba a encontrar no solo ''seguridad'' si no aliados contra el rey. Pobre Chaol, son buenas sus intenciones, pero nada le sale bien.



Lo que no llego a entender todavía muy bien es lo de las Wyrdgates y Wyrdkeys, que son como la puerta y la llave a mundos paralelos. El rey se supone que posee una llave y por eso fue capaz de acabar con la magia en el reino, pero tampoco entiendo eso de que como el rey tiene poder, por asociación, Dorian también tiene poderes. Sinceramente no le encuentro mucho sentido, pero supongo que Sarah nos dará más detalles en los siguientes libros.

La traición de Archer también es algo que no esperaba. Siempre pensé que no era una persona de fiar, pero como Celaena podía acabar fácilmente con él, supuse que nunca sería una amenaza, pero al fin y al cabo fue él quien mató a Nehemia, y pagó por ello. Y es precisamente esa escena mi favorita, la muerte de Archer. Intentando manipular a Celaena, la dice que Nehemia no quería aquello, y cuando parece que Celaena le perdona la vida, le corta el cuello y dice que ella nunca fue buena persona, pero que Nehemia si lo era. ¡LOS PELOS DE PUNTA, SEÑORES!



“What does that mean?" he demanded. 
She smiled sadly. "You'll figure it out. And when you do..." She shook her head, knowing she shouldn't say it, 
but doing it anyway. "When you do, I want you to remember that it wouldn't have made any difference to me. 
It's never made any difference to me when it came to you. I’d still pick you. I’ll always pick you.” 



Absolutamente todo. Desde los personajes hasta la trama ha evolucionado sobremanera y es mucho más interesante que el primer libro, que se centra más en la competición. Todo se desarrolla rápido y los capítulos son cortos y eso agiliza mucho la lectura.

Es normal por ser todavía el segundo libro, pero todavía nos queda mucho recorrido y este libro no es todavía el culmen de la historia ni mucho menos. Es más un libro que amplia la historia, que sirve de nexo.