sábado, 27 de agosto de 2016

Reseña #11: Harry Potter and the Cursed Child.



¡Hola hola lectores! Tras una semana desde que lo acabé, os traigo por fin la reseña de la nueva y supuestamente última parte de las aventuras de Harry Potter, que en España se conoce como El legado maldito. En esta octava parte nos encontramos no con un libro al uso, si no con el guión original de la obra de teatro que es representada en Londres, y ese es probablemente uno de los mayores inconvenientes del libro. La riqueza de esta saga es la que aportaba Rowling en sus descripciones, en los monólogos internos de los personajes, sus pensamientos y sus sentimientos, y eso, obviamente, no se puede expresar en una obra de teatro, donde lo único que tenemos son diálogos y un par de acotaciones, que debo decir, son muy intuitivas y escritas de una forma muy bonita, cosa que hace que la magia que todo el mundo creía se iba a perder en este libro, no se vaya del todo.

Así que sin más preámbulos, comenzaré con mi opinión, que será más extensa de lo habitual porque supongo que la mayoría de la gente está esperando el lanzamiento en español del libro el 28 de septiembre, y por lo tanto no van a leer la sección de spoilers, así que trataré de hacer la sección de la opinión general lo más detallada y rica posible sin spoilear datos de la trama muy relevantes. ¡Manos...! Digo, ¡varitas a la obra!





El legado maldito nos sitúa justo en el epílogo de Las Reliquias de la muerte, y a pesar de que el título del libro venga acompañado con el nombre de Harry Potter, el peso de la trama recae principalmente en su hijo mediano, Albus Severus, y su mejor amigo, Scorpius Malfoy, que ha pesar de todo lo que parece, es todo lo contrario a su padre, Draco.

El tema principal de esta octava parte gira en torno al dilema existente entre padre e hijo, lo que supone tener a Harry Potter como padre, y es exactamente eso lo que más me ha atraído. Conforme avancen los años de Albus en Hogwarts (la trama se centra en el cuarto año, los tres primeros se resumen en un par de escenas), podremos ver que no es nada como su padre, y eso le acarreará serios problemas en Hogwarts, que a pesar de que fue un verdadero hogar para Harry, no lo será tanto para su hijo. 

Si bien gran parte de la historia pertenece a Albus y Scorpius, los protagonistas siguen siendo Harry, Hermione y en mucha menor medida, Ron, y es que, no se vosotros, pero a lo largo de la obra ha aparecido más Ginny que Ron.Veremos como el trío de oro se desenvuelve en sus nuevos trabajos, y como todos unidos, trataran de afrontar los problemas que el pasado traerá al presente.

Como podéis leer en la sinopsis, ese tira y afloja que hay entre Albus y Harry, provocará que, como ya descubriréis cuando leáis el libro, el último giratiempo que queda en todo el mundo mágico, pues los demás han sido destruidos, caiga en las manos de Albus y Scorpius, que trataran de corregir un error en el pasado de Harry sin saber que el más mínimo detalle puede suponer una vuelta de tuerca en lo que más adelante fue la Batalla de Hogwarts.




Me ha parecido una trama muy original, dentro de lo que cabe. Siendo solo diálogos era muy difícil transmitir lo mismo, pero teniendo ya el mundo mágico bien asentado a través de los libros y las películas, puede parecer que las descripciones de los entornos no fuera tan necesaria, pues todos nos conocemos Hogwarts. Esta vuelta al pasado me ha parecido un guiño enorme hacia los fans, y ver aquel instante del pasado de Harry a través de otros ojos, volver a recordar todo... Ha sido expeluznante, de verdad que sí. Eso sí, si queréis saber de que parte de sus pasado se trata, tendréis que leerlo, y os aseguro que os quedaréis con los pelos de punta cuando rememoréis los tiempos de Harry en Hogwarts otra vez, pero todo visto desde un punto de vista nuevo.

¿Me ha parecido necesario? No lo sé. Realmente ahora mismo sigo procesandolo, porque durante muchos años Harry Potter había acabado en King's Cross con el epílogo del séptimo libro, pero resulta que no acaba ahí, y asimilar todo lo que pasa después cuesta, desde luego que sí. Es por eso que muchos, incluído yo, notamos durante muchas escenas del libro, que estamos leyendo un fanfic, y no porque la trama sea muy irreal, si no porque cuesta procesar que estamos leyendo una nueva historia de Harry Potter, y que no es el típico estilo mágico de Rowling. Creo que en caso de no ser necesario, si ha sido un gran detalle. Ahora mismo no podría imaginar la saga sin esta continuación, porque a pesar de ser una parte nueva, como la mayoría de la trama es como un gigantesco flashback, sirve para rellenar muchos huecos, ver las cosas desde otra perspectiva, y sobretodo, llorar, emocionar y dar gracias al leer la última frase.






Si pudiera catalogar el libro con una frase, a parte de ser una gran oda al pasado, la catalogaría con la siguiente frase: la redención de Slytherin. Durante las anteriores entregas, Rowling se ha encargado de expresar los rasgos más malvados de las personas en los alumnos de Slytherin, y sin destacar ya la procedencia de Voldy. El caso es que la inmersión de Albus en Slytherin era algo que no me esperaba, pero que tiene todo el sentido del mundo. Su único amigo es un Malfoy, y estar en Gryffindor habría sido absurdo. Además, su prima Rose, que se hace apellidar Granger-Weasley, que fue un puntazo, me ha parecido una burda copia de Hermione, con mucha menos personalidad y mucha más mala hostia. Esperaba más de ella, y siento decir que como personaje no me ha gustado nada.




El caso es que es a través de Scorpius, y no Albus (que me cae un poco mal) donde hemos podido ver esa parte buena de los Slytherin. A pesar de ser un Malfoy, es el personaje más adorable y achuchable del libro, y es que incluso su padre, el insufrible Draco Malfoy, consigue su redención al final de la obra, y esa fue sin duda una de las mejores partes.



Hermione and Harry have done nothing wrong but try and protect us all. If they're guilty, then I am too. - DRACO MALFOY

Delphi no me parecía un personaje muy importante cuando fue presentado, pero conforme avanzaba la trama, me parecía cada vez menos legal, y cuando en efecto se afirmo que Voldemort había tenido una niña con Bellatrix, fue blanco y en botella. La verdad que su existencia me perturba un poco, porque no me imagino a Voldemort y Bellatrix,,, bueno, ya sabéis. Y EL PROBLEMA ES QUE SÍ ME LO IMAGINO Y QUIERO BORRARLO DE MI MENTE.

A pesar de que la muerte de Cedric fue una injusticia, me pareció muy tonto de Albus tratar de alterar el pasado, y más cuando se dieron cuenta la primera vez, que habían hecho que Ron y Hermione no se casaran, y por ende que Rose y Hugo jamás nacieran, aunque a Hugo jamás se le menta en la obra, ¿se habrán olvidado de él?

El caso es que en vez de deshacer lo que habían hecho, vuelven a tratar de evitar que Cedric muera, provocando que se volviera un mortífago y matara a Neville en la batalla de Hogwarts, y por lo tanto, evitando que Nagini muriese. Es entonces cuando se presenta la segunda realidad, la realidad en la que Harry Potter murió y el señor tenebroso se alzó en el mundo mágico. Umbridge sería la directora de Hogwarts, con eso te lo digo todo.

Es en esta segunda realidad cuando se presentó una de mis partes favoritas: la vuelta de Snape, el Snape que estaba siempre del lado de Dumbledore, que se  emocionó cuando Scorpius le dijo que Harry le había puesto su nombre a Albus... ¿Y su relación con Hermione? ¿Que me decís? Ese tira y afloja mítico del profesor y la alumna sabelotodo... Y es que en este nuevo mundo, Hermione es la rebelde más perseguida, y junto a Ron y Snape, los únicos miembros existentes del Ejército de Dumbledore. ¡Y eso fue un puntazo! Pero me dolió en el alma ver como los dementores besaban a Hermione, Ron y Snape. ¡FUE HORRIBLE!

Pero si tengo que elegir mis dos escenas favoritas, ambas están casi juntas. La primera es cuando Harry debe presenciar la muerte de sus padres de nuevo, y saber que podría hacer algo, pero que es imposible. Y la segunda, y la que me hizo llorar a mares, es la escena con Hagrid, cuando recoge a Harry de Godric's Hollow la noche en la que Lily y James murieron, pues nos aporta esa escena al principio de La piedra filosofal que no habíamos visto... Y es una escena verdaderamente preciosa.

En definitiva, es una continuación digna, que pierde un poco la magia al no tener la pluma de Rowling, pero que da un buen broche de platino a la historia de Potter. Eché en falta a personajes como George, Luna o Teddy Lupin o la mención de otros como los merodeadores.





Es una muy buena vuelta de tuerca a la historia original, y aunque no es espectacular, ni épico, sirve para rememorar los buenos tiempos y ver la historia de Harry, Ron y Hermione con otros ojos. Además, esos pequeños guiños son magníficos.





Se nota que aunque la idea original es de Rowling, la mayor parte de la historia está escrita por Jack Thorne, el director de la obra de teatro. Además, me pareció que oscurecieron mucho la personalidad de Ron, convirtiéndole en una caricatura de su hermano Fred. Y también personajes importantes en la trama nunca aparecen o se mencionan.







Entradas relacionadas

4 comentarios:

  1. ¡Hola! No veo el momento de hacerme con este libro. Le prometí a una amiga que lo compraríamos juntas cuando saliese en castellano y hace poco lo vi en Fnac en inglés y casi caigo en la tentación ): Qué difícil es esperar. Me alegra que te haya gustado tanto :) Un besito <3

    ResponderEliminar
  2. Es que Harry Potter es mucho Harry Potter, que hasta con una obra de teatro nos volvemos locos. ¡Viva Rowling! Un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Yo pasé mi infancia con Harry Potter, me encantó la saga, las pelis, todo. Potterhead hardcore. Pero cuando salió la noticia de la obra, este libro, todo el rollo que está saliendo con Animales fantásticas no me emocioné ni un poco. Siento que los libros estuvieron maravillosos, marcaron un hito, pero realmente dudo que los nuevos "productos" -vamos, que los libros de guión de película me parecen un mero producto- estén a la altura. Pero entiendo todos los puntos que tocas en tu reseña, igual sé que en caso lo leyera tocaría mi corazón :) Ya sigo tu blog, me encanta el diseño que tiene y cómo escribes. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo lo leí hace poco y creo que me sentí un poco decepcionada. Tiene su puntillo, pero recuerda mucho a un fanfic. De hecho creo que se inspiran un poco en cómo les hubiera gustado a los fans que continuara la historia. Sinceramente, esperaba más. A ver qué pasa con las películas de Animales fantásticos.

    ResponderEliminar